Desde pequeña he sido siempre muy ordenada, muy metódica, me encantaba cambiar de sitio los muebles de mi habitación para ver cómo podía tener más espacio para jugar, leer, estudiar… Sin saberlo, inconscientemente, estaba continuamente planificando espacios, iba a un restaurante y no entendía porque las mesas las habían distribuido así, o el mostrador de esa tienda, porque no estaba colocado mejor en aquel otro lado…

Por eso decidí hacerme interiorista, mi vocación desde siempre había estado ligada a la arquitectura de interiores.

 

Desde que empecé la carrera soñaba con tener mi propio estudio, nada más acabar el PFC encontré trabajo, por lo que deje aparcado mi sueño a un lado, y me lo tomé como una oportunidad para aprender y ganar experiencia.

 

La gran crisis económica de hace unos años me sirvió como punto de inflexión en mi carrera profesional. Soy de las personas que no se rinden ante las dificultades e intentan darle la vuelta a la tortilla y buscar el lado bueno de las cosas, y así fue. Con un trabajo estable probablemente nunca me hubiera tirado a la piscina, pero la crisis hizo replantearme muchas cosas y en el 2010 la idea de montar un negocio por mi cuenta se empezó a materializar.

 

El principal problema de entonces, hacerse un hueco en la crisis, nació UDomus, un negocio entre dos colegas enfocado hacía el mercado inmobiliario de alto standing. Un servicio innovador hasta la fecha. Realizar auditorías de viviendas y generar un catálogo de la vivienda como si de un coche de alta gama se tratara.

El catalogo constaba de fotografías de alta calidad realizadas por un fotógrafo profesional, planos reales (medición del estado actual) que permitían contrastar con la información de las escrituras o del catastro, planos e infografías de propuesta de reforma tipo entre otras muchas cosas.

 

El proyecto no terminó de cuajar en el sector, quizá no fue el momento adecuado.

Siete años después, la mayoría de las inmobiliarias ofrecen ya este servicio.

 

Nada fue en balde, de hecho a raíz de que algunos clientes nos contrataran las reformas que les habíamos propuestos, nos empezaron a surgir cada vez más proyectos de este tipo, por lo que decidimos asociarnos con el estudio de interiorismo amoedoprojects.

 

Empezamos entonces a recoger el fruto de la tenacidad y de la experiencia y cada vez teníamos más proyectos y mejores clientes.

 

En el 2016 mi cuerpo me dio un aviso dado el estres que llevaba acumulado y me replantee todo.

En ese momento decidí enfocarme y centrarme en lo importante, seguí dedicándome al interiorismo, por supuesto, que es mi pasión, pero empecé a cambiar mi manera de ver cosas y vi que era factible centrarme en aquello que llevaba tiempo dándole vueltas; el interiorismo comercial estratégico y experiencial.

 

Tengo muchísima experiencia en el sector, los clientes están satisfechos con los resultados conseguidos, los que me conocen un poco más a fondo, me consideran una persona muy trabajadora.

La decisión de montar un estudio propio, en solitario, va ligada a querer tomar el rumbo de mi vida.

 

Soy una persona que trata de ser consciente del momento, dedicarle el tiempo adecuado a cada cosa, no realizar mil tareas a la vez para no hacer bien ninguna.

Intento cada día (y lo consigo) ser la mejor profesional que mi cliente necesita sin dejar de ser la mejor madre que mis hijos necesitan. Encontrar ese equilibrio me parece fundamental.

 

Mi manera de ser se refleja en mi trabajo, soy una persona práctica, que se organiza muy bien el tiempo, lo que supone un beneficio en los proyectos, que raramente se ven alargados en el tiempo, con el ahorro económico que eso supone para tí.

 

Soy una persona muy honesta, conmigo misma, pero sobre todo contigo, si realmente veo que no te voy a poder ayudar en el cambio que necesitas para tu negocio, voy a ser sincera contigo.

 

Creo que un buen proyecto de interiorismo tiene que ser tuyo, tiene que ser bonito, cómodo, práctico y perdurable en el tiempo por definición. Yo, además, lo uso como una estrategia, como una herramienta más que tienes en el marketing de tu negocio y lo acompaño de una serie de experiencias asociadas al interiorismo, que harán que puedas transformar tu negocio.